domingo, 27 de enero de 2013

DEJA CAER TU ROPA

Deja caer tu ropa, que te bese el silencio mientras mis manos recorren tu cuerpo, mientras encarno mis dedos por entre tu pecho descendiendo poco a poco hasta ese tibio momento, ese frágil rincón lleno de fuego. Luego con lo labios ardiendo danzar de lenguas sobre el húmedo deseo, suave rocío fluyendo desde adentro, terso y tibio saciando la sed que me quema mientras observo tus ojos al cielo. Así, tus manos abriendo mi cuerpo, un breve esfuerzo para contemplar las carnes fundidas en un mismo secreto