domingo, 27 de enero de 2013

DEJAR DE AMARTE

He de sentarme cada mañana con la cara al viento empañada de sueños y remembranzas, pero no me salen las palabras y aunque tu silencio y nuestra última charla lo digan todo y ya no haya mas nada, en el pecho se encarna ese absurdo sentimiento que no se apaga. Tengo tantas palabras estancadas, miradas inconclusas y besos que no se marchan, sé que no quieres escuchar más mis palabras, yo lo intento, pero al final me ganan.  ¿Acaso  me extrañas, me piensas en las madrugadas?, ¿Porqué no dejo de pensarte y extrañarte si el silencio y la ausencia cada vez se hacen mas largas? ¿Acaso lograré olvidarte?, ¿Sentiré cómo mi pecho ya no arde?  Pero todos los pensamientos me vuelcan sobre ti y no lo evito cual cobarde, tantas veces me he rendido pero al final vuelve el fuego intenso a quemarme, como te extraño, aun cuando para ti ya no soy nadie, que difícil, que difícil es dejar de amarte