domingo, 27 de enero de 2013

AUSENTES

Doloroso he dicho porque son tus labios ausentes cuando ya no están presentes los que en el corazón encarnan esa lánguida tristeza; porque siempre están anclados a mi mente y siento que los necesito. Y me has visto ausente viendo pasar el tiempo que siempre me pediste, y hoy te pregunto si ha sido suficiente pero no con dolor o con tristeza. Tus palabras y tus besos no me son hirientes porque en mi pecho encarnan adamantina promesa y si he de esperar paciente que sea con los besos de tus labios que tanto necesito. Tal vez ya no regreses, pero cada mañana en que escuché tu voz en el silencio supe que en tu pecho aun palpito, que existo en cada beso y el deseo en tu mirada aún no se encuentra marchito. Te entrego el tiempo y al tiempo me entrego, tal vez encuentres el camino a través del cual transito.