domingo, 27 de enero de 2013

ESPERARE

Esperaré paciente la hora en que te olvide, contemplaré los recuerdos mientras uno a uno me suspiran al oído las mieles de lo que pudo y no ha sido. Esperaré sin prisa, con la calma que me da saber que ya todo está perdido, pero no espero tu regreso o que vuelvas a mis brazos doloridos, si no el instante donde entiendas que finalmente fuiste tú quien me ha perdido, que soy libre y otras gentes hallarán en mí lo que tu no quisiste por capricho, aquello que te dí sin pedir lo más mínimo. Entenderás entonces el error que has cometido, y me buscarás insistente cuando al final todo lo que yo siento se habrá ido.