domingo, 27 de enero de 2013

HUYO

Huyo de ti, de tu nombre, pero en las sombras de mis propios pensamientos me persigue ese aroma de tu larga compañía, 
como desprenderme de los ojos que antaño me querían, 
como aferrarme a la traición y el dolor que me produjo tu partida, 
quiero abandonarte, dejarte en el pasado de mis días, 
pero me persigues aun cuando ya no haces parte de mi vida.