miércoles, 30 de enero de 2013

NO TENGO PALABRAS


No tengo palabras, ya no. Busco en cada rincón del alma arañada, en cada trazo de piel agrietada, pero todo se ha desvanecido por entre mis lágrimas, cada sensación, cada mirada, al final me he quedado sin nada, sólo memorias gastadas que evocan momentos que sólo yo apreciaba, instantes apagados que a mí me iluminaron la cara, y que para ti no fueron más que una nueva mañana, un punto más a la lista de nombres que cuelgas al lado de tu conciencia, un poco desvergonzada.