jueves, 31 de enero de 2013

PROFUNDOS OJOS


Profundos ojos he visto, labios rojos buscando ser besados y esa mirada que se proyecta eterna y distante, donde no puedo tocarte, donde el sueño lejano es tu rostro iluminado sobre el pecho desnudo y tibio que jamás has tocado. Profundos ojos he visto, y en ellos he navegado,  hasta la rivera de mi propia suerte y con el último aliento sobre mis pesados pasos he intentado anclarme a tus labios, dormir pausado, sentir tus ojos desnudando los sentidos en una sola piel ardiente hasta yacer sin suspiros, sin reclamos, una  sola noche para comernos vivos y jamás olvidarnos.