lunes, 18 de marzo de 2013

LLUVIA






Mientras la lluvia cae el arroyo de palabras y momentos corre bajo mis pies abandonando mis pisadas y mis pensamientos. Tan fuerte como el mar embravecido contemplo el silencio de tus miradas tan indiferentes y perdidas en un horizonte que sólo yace despejado para tus suspiros y tan negro como la noche de aquel fatídico domingo para este pecho adolorido. Mientras la lluvia cae quisiera abandonar lo que adentro late y se mantiene vivo, que la lluvia arrastre lo vivido y quedar tan vacío de tu perfume y de tu nombre que tantas mañanas me despierta en fiebres y delirios. Que al final de la tarde, cuando ya todo se haya ido mirarte con los ojos del olvido, entender que todo fue parte del destino y resignarme a esta soledad de todo nuestro idilio.