jueves, 18 de abril de 2013

YA NO SE COMO MIRARTE


Ya no sé cómo mirarte, que palabras decirte, que excusa inventarme ni el momento preciso para buscarte, ahora el tiempo es tan distante, cada preciso instante conspira tan amargo para alejarme, es lo mejor para al final sanarme, pero el dolor se abre y brota cada suspiro clamando no dejarte. Que absurdo, jamás podré olvidarte,  el vacío de esta ausencia me arde y esa paz se me hace tan fingida y cobarde. Entonces clamo por la presencia que me arranque los besos que me dejaste, que opaque los abrazos que amarran mi libertad y mis ganas de renunciar a esperarte. Es tan dura la tormenta cuando tus propios ojos niegan la luz que podría salvarte, que oscuridad tan profunda en este mar donde ya no hallo la felicidad de amarte, donde el abismo de mis propios temores me atormenta y me recuerda que ya es tarde, que el retorno no es opción en este mundo de sentimientos reciclables, que finalmente tú si me olvidaste.