jueves, 2 de mayo de 2013

EN ESE MAR


En ese mar de angustias y sentimientos reprimidos, en ese oscuro valle de lejanos recorridos donde el amor es tan esquivo y distante, solo queda resignarse a un momento donde todo lo vivido se esparce entre recuerdos, entre senderos divididos que jamás vuelven a cruzarse por el mismo camino. Con el pecho retorcido y las entrañas hechas ovillo, va pasando el tiempo entre suspiros añorando aquello que de los dedos se fue desmoronando por tanto amor o por descuido, al final nunca entiendes los motivos. Tanto dolor en el alma, como un diluvio va barriendo las sensaciones de alivio, y esos días donde un saludo brilla entre pasillos no es más que el consuelo a instantes gloriosos antaño compartidos, ilusiones confusas para un corazón arañado de  besos marchitos.