miércoles, 15 de mayo de 2013

HE LUCHADO

He luchado, contra las palabras, contra aquella voz desesperada que no se calla y retumba en los adentros de un cuerpo que sigue siendo el templo para el silencio tus miradas. Nos miramos a la cara y nuestras miradas se cruzaron entre un café tan amargo como la nostalgia de una amistad que oculta al ser que ama. Quise decirte que te extrañaba, tal vez ya no importe porque al final no fui yo quien dijo que se marchaba, pero entre olvidos y rencores, entre sentimientos revolcados en la cama y que arrebatan el sueño con la pesadilla de tu piel desnuda y tan lejana, pretendí alejarme sabiendo que te amaba, esclavo del recuerdo el tiempo no pudo liberar a mi alma. Entonces fui manchando el papel con nuevas lágrimas como la última salida mientras me preguntaba cuanto más me doblegaba y en nombre de lo que decidí llamar “amor” fui descubriendo falsas calmas y lágrimas verdaderas rozando mi cara. No supe decir NO cuando más lo necesitaba, ahora el peso de esta angustia es puñal en mi garganta, amante de un delirio que me consume en llamas.