miércoles, 15 de mayo de 2013

NOS TOCAMOS


Nos tocamos, sentimos el beso helado que poco a poco nos fue calentando, las manos jugaron y rodando se fueron dispersando por entre cada espacio del cuerpo añorado, tan rápidas para alcanzar lo anhelado, tan firme el deseo que entre labios y dedos se fue  derramando de una fiebre intensa que nos iba quemando el rostro por descubrir el pecado. Los ojos ocultos en la puerta espiando y el terror de una voz susurrando nos fueron indiferentes ante el calor que nos iba abrazando, pero con el corazón acelerado y casi consumiendo los cuerpos a bocados nos fuimos separando por aquel transeúnte descuidado. Aun traigo el fuego rozando mis labios y en la imaginación aquella promesa de tu rincón más anhelado, tu cuerpo doblado entre luces tenues con lenguas danzando mientras la tibieza del ceno profundo va cediendo al impulso de este cuerpo por yacer a tu costado. Con los puños apretados ver tu rostro doblegado en la maraña de sábanas y ese gesto dolorido con el que finalmente te vas entregando.