viernes, 3 de mayo de 2013

NOSTALGIA


Me abandonan los sentidos, en el abismo retorcido de mi mente no concibo un instante más sin tus suspiros, no entiendes el dolor que me mantiene vivo, me sangra el pecho de tanto sentimiento reprimido y en las noches ya no encuentro alivio cuando mi mayor deseo era caer dormido. Este fuego está acabando conmigo, estamos tan lejos pero me mantengo cerca para hallar los vestigios de lo que pudo haber sido y mientras las lágrimas van haciendo su recorrido me siento tan pequeño y tan vacío. Estoy cansado de este juego tan sufrido, pero es el veneno que me mantiene en este mundo donde ya no estoy contigo y mientras sonríes a los ojos de un pasajero entrometido deseo partir a la lejanía donde me halle oculto de ti y las migajas de un amor desvanecido. Me abandonan los sentidos, pero con la última gota de cordura en medio de esta tormenta de malos entendidos comprendo y siento que es hora del alivio, levantar el ancla del puerto del olvido porque la espera sólo conduce a ese silencio amargo donde no hay consuelo, tan sólo una oscura tristeza sin sentido. Renuncio a las palabras, a escribir los lamentos de un corazón herido, firmo esta despedida para cerrar las heridas que me dejó aquel domingo y en la serenidad de una noche cualquiera abrir los ojos al infinito.