jueves, 6 de junio de 2013

LA BUSQUEDA

He de buscarte entre sueños, dormido, con la cara empañada de una sonrisa vivida, un beso besado y una caricia perdida entre promesas y destellos de lo que una vez vivimos. He de buscarte, por los rincones de un cuerpo donde no cesan los latidos, rincones escondidos gritando lo que mis labios tienen prohibido, escucha mis palabras, en verdad no te olvido, ¿si me arranco del pecho lo que siento como me mantengo vivo?.  He de buscarte, aun si me pierdo entre suspiros, tal vez la constancia logre lo que no pudo una lágrima a gritos. He de buscarte entre sueños, no me dejes en este olvido, te he buscado tanto que yo mismo me he perdido, ¿dónde está el retorno a ese mundo sencillo donde no existe ardor en el pecho ni amargos destinos?.  Ya no quiero buscarte, pero nuevamente me vuelco en estos sonidos, melancólicas llamadas revolviendo las cenizas de tu cuerpo rozando el mío, entonces otra vez me hallo sumido en este oscuro silencio donde no hay sueño y ya no estoy dormido, tan despierto que percibo la languidez de mi cuerpo contra las paredes y el piso frio. No debo buscarte, te marchaste, así lo has decidido, ¿entonces porqué las palabras se me vienen incontenibles por entre los rostros y los ojos hundidos no encuentran alivio?.......Cuanto tiempo tardará el olvido?