miércoles, 25 de septiembre de 2013

EL VENENO DE NOSOTROS

El veneno de tus besos derramado entre mis manos, ese amargo sereno de no tenerte entre mis brazos y el ardor de mi anhelo reposando en tu regazo,  me anclaron al pasado de esta arena de mares insensatos, este espacio de sueños borrascosos donde busco y no encuentro más que los despojos de ese amor que administraste a tus antojos por posar tus grandes ojos en lo ajeno de esos labios.  Luego con el pecho saciado del enojo y en el tormento de ese cielo tempestuoso, el dulce fuego de ese amor entre nosotros se volvió oscuro y envidioso, las palabras como espadas apuñalando el uno al otro, sin más escudo que las almas abrazando el dolor de ese final tan misterioso. Nos juntamos, nos odiamos, nos amamos en excesos pero siempre lejos de nosotros,  amantes ponzoñosos que no se resignan al olvido de un amor que se ahogó en su propio escombro, amarrados en adioses no avanzamos cuando todo cambio es provechoso, nos estancamos en presentes plagados de abandono y caricias lejanas de opacas noches disfrazando la verdad de nuestros ojos.