viernes, 27 de septiembre de 2013

QUE TRISTE

Qué triste esta tristeza de tristes desengaños, que triste es la ausencia de certeza de caerme en esos labios, tristeza de un abrazo tan absurdo y tan escaso, tristes porque cuando quisimos no lo deseamos y ahora que podemos de tanto amor nos marchitamos. El miedo sin embargo, anidado en este pecho de tantos desencantos, me niega austero la alegría y me sume en este mundo tan ingrato, ese filo de barranco donde tantas veces he saltado, pero sólo en pensamientos por que hasta el valor me has quitado. Qué triste ese lamento, no merece ser tan recordado, pero cada vez que encuentro la paz en unos ojos cerrados se me vuelan los tormentos de tus rojos labios, ese aroma de tus besos tan besados y la piel al descubierto de esa desnudez que me has negado. Qué tristeza que nos hayamos alejado, que no pertenezcamos el uno al otro y que no seamos más que un austero pasado, un presente un tanto extraño y un futuro tan lejano de tristes ojos cerrados.