miércoles, 27 de noviembre de 2013

EN DONDE NOS EQUIVOCAMOS

En donde nos equivocamos, en que ruta del destino nos extraviamos y llegamos a esta gruta tan absurda, tan oculta de todo aquello que un día nos juramos. ¿Sería que nos confiamos? ¿Que la rutina de la vida nos fue alejando y sin darnos cuenta nos enfriamos hasta disiparnos?  Estamos seguros de habernos disfrutado, de haber reído y llorado bajo el mismo manto, de contarnos los secretos que nos traíamos guardados  y pasar noches en vela en los malabares de dos cuerpos antojados. Pero, ¿En qué nos malgastamos? Me revuelvo en tus palabras de un diciembre no olvidado y entonces me pregunto en el albor de la mañana, ¿cómo nos volvimos tan extraños?, ¿Por qué nos renunciamos? Pero entre más golpeó el pensamiento la respuestas no vienen volando y en el pecho desnudo de las armaduras de antaño se siguen anidando los anhelos de lo que hoy se halla tan lejano, de los besos complacientes que marcaron nuestros labios. ¿En dónde nos equivocamos? O simplemente nunca estuvimos destinados, para que luchar con la corriente, lo mejor es resignarnos, seguirnos conociendo como si nunca nos hubiéramos dejado, al final del tiempo, tal vez volvamos donde nos quedamos.