martes, 14 de junio de 2016

Egoísta

He sido egoísta por pensar que sólo yo puedo quererte, 
que tengo el derecho de tenerte sin aviso y sin contrato, 
que sólo yo puedo darte ese amor tan verdadero, 
el más puro y sincero que jamás hayas tocado. 

Son verdades dolorosas ver que todo fue parte de mi ego, 
que el amor es un misterio que te hiere cuando toca,
que afuera en este mundo todos sufren la derrota. 
Fueron años sinceros, así pretendo verlos, 
el momento de entregamos todo sin reclamos o arrepentimientos, 
bebiéndonos cada día como si fuera el primero sin que nos bastara el tiempo.

Pero como todos los buenos encuentros el final es verdadero 
y la sentencia inconsolable para el que enfrenta la derrota. 
No te culpo por ese amor que se moría, 
porque con la misma honestidad del primer té amo, también llegó la despedida ,
que sería del amor sin las alas en que habita, 
sin la libertad de rendir el corazón ante una nueva brisa.

Mientras tanto se resiste la vida al abrazo del olvido, 
avanzando los días hacia un nuevo beso, 
otro abismo, 

por que donde hay amor el dolor siempre será el mismo