jueves, 18 de mayo de 2017

Desnúdate

Desnúdate los secretos, 
quiero ver la piel de tus adentros, 
correr bajo tus ropas como antaño se podía sin tapujos ni misterios, 
la carne ardiendo en en el contacto de los dedos 
y los labios murmurando los antojos del deseo. 
Quítate la ropa y alivia este anhelo que me quema desde el pecho, 
colma la sed de mis entrañas con un roce de tu palma, una caricia pálida y el perfume entre la maraña de tu pelo. 

Desnúdate con las ganas de aquellas mañanas, 
con la fuerza de las noches apasionadas y la delicadeza de una tierna mirada; 
escoge el camino entre la blanca sábana que conduce a la soledad de mi cama, 
dame el calor de tus brazas y el ardor que se oculta en tus ansias para tolerar esta existencia tan amarga. 
Una noche, no pido más nada, 
unas horas que colmen la angustia que me embarca, 
la última gota por que no sobreviviré el mañana 
y por misericordia no quiero yacer en la tierra con este pesar en la garganta.